Tarea de Carlos Abrego

Mi querido amigo Carlos Abrego me ha dejado una tarea, y como yo soy muy obedientea qui respondo. Consiste en una lista de 15 cosas que me gustan. No se si serán las que “mas” me gusten, pero esta bien por que así le quita un grado de dificultad a la asignación.

Aquí tiene  Carlos:

1. Manejar en la autopista a comalapa, acelear en el semáforo del “Navarra” y bajar en Neutro hasta el “Cristo de la Paz” Apretar el timón con ambas manos y ver lo mas lejos que llega la aguja del velocimetro. Morirme del miedo y contener las ganas de frenar.

2. Comer chocolates, saborearlos depacito  y presumirle a todos.

3. Ver a mis amigas “Mangoes” es un placer como pocos, tirarnos en una cama y hablar y hablar, tomar un par de XL’s, unas cervecitas, o simplemente hacernos pipi de la risa.

4. Escribir, escribir, escribir.

5. Ir a tranquilas, sentarme en la barra, platicar con “Pelucas” y tomarme una pilsener bien heladita.

6. Tomar agua helada.

7. Ver “Friends”

8. Fumar Marlboro Azul.

9. Besar a Nestor en la cara, tocar sus manos y meter mi mano en las mangas de sus camisas para acariciar sus brazos.

10. Mis eternas conversaciones con Anamaría… oh bendita, bendita mi amiga.

11. Escuchar nueva trova.

12. Sacarme dieces en la “U”.

13. Ser la primera, ser exclusiva, hacer lo que otros no hacen, pensar como otros no piensan, vivir como otros no viven.

14. Ir al tunco, caminar en el mar, y buscar entre las piedras y conchitas recuerdos de cada huida.

15. Amarlo. Amarlo con el alma.

Mujeres de acero

Nosotras,
Fuimos las niñas gorditas en nuestra infancia
Estamos hechas de acero y sobredosis de Bacaolinita
Sobrevivimos la anorexia
Y el prejuicio de la perfección de nuestras Barbies
Las hijas menores de hogares perfectos
Escapamos de la sobreprotección de nuestros padres
Nos la ingeniamos para escapar de nuestra casa a media noche
Y estamos aquí
Con recuerdos grises de infancias desordenadas
Con la memoria llena de soledades
A las que sobrevivimos,
a gritos que nadie escuchó,
Y al miedo que nos provocara el Brujo Barbujo
A las alienantes dietas de TV Offert
A los implantes de seno de nuestras heroínas del cine
A las canciones depresivas
Que escuchaban nuestros hermanos mayores
Hemos llegado a este mundo para ser escuchadas
Para luchar contra el estereotipo de la mujer ideal
Por que ella no existe
Mas que en la mente del hombre con vicios.

Hemos llegado a nuestros veintes
Revestidas de una seguridad que nadie conoce
Que obtuvimos al ser la amiga fea
La que vivió la emoción de un primer romance
Por la boca de de su mejor amiga
Aquella cuyo primer coito no fue extraído
de un largometraje hollywoodiense
aquellas que soportamos la humillación
y nos libró de la mascara plástica
que la década de los noventa intentó poner en nuestro rostro

Nosotros somos las patas de nuestra infancia
las que portaban con vergüenza la mancha roja del Frusti
en una camiseta blanca de educación física
aquellas que algún día optamos por comernos los mocos
y buscar el significado de el anuncio de Condones Cóndor
por nuestra propia cuenta
aquellas cuya mente despertó antes que la de las demás
por que la soledad y la incertidumbre de nuestra niñez
así lo dispuso.

Somos ahora una raza extraña
Incomprendida
Pero vigente, sobresaliente,
Apoderándonos del primer lugar en todo lo que pateamos
Obsesionadas con el control
Por los desordenes emocionales de nuestra infancia
Somos esa niña despeinada
Que se escondía en séptimo grado para jugar con las muñecas
Y pensamos que al subir el ruedo de nuestra falda de uniforme
Nos convertiríamos en mujeres
Que sufrimos con dolor
Al ver los senos de nuestras amigas crecer
Mientras nuestros pechos permanecían como tablas
Somos aquellas que no dejaron el olor a lápiz y crayola
Que siempre llevan su infancia en la mugre de las uñas
Que lloran con los finales felices
Y sueñan con ser la superestrella pop
Que la cultura norteamericana idealizó en nosotras.
Ahora somos fuertes
Somos reales
Ahora somos mujeres
Con todos los traumas y recuerdos felices
Las gorditas de nuestra infancia
Estamos hechas de acero y sobredosis de Bacaolinita.

sofi3

Este post se seguirá actualizando… por que los recuerdos nunca dejaran de llegar, tal vez mas fotos se agreguen tambien.

Willy Wonka And The Chocolate Factory

Por primera vez tengo un post en mi cabeza y no se como comenzar, bueno, de esta manera la honestidad sutituirá  cualquier entrada triunfal, y se convertirá en la introducción perfecta para el único post en este blog que revela una de mis pasiones ocultas.

El chocolate, lo cual es solamente un preambulo de lo que realmente quiero hablarles,  es la razón por la cual esta película es una de mis favoritas. Sin embargo no es la reciente obra de Tim Burton “Charlie and The Chocolate Factory” creada en el 2005, en la cual Johnny Deep con su despliegue de afeminados movimientos toma control de la situación.

Me refiero a algo un poco mas antiguo, un poco mas clásico.

La descubrí en el año 2006, a mediados de junio o julio, no lo recuerdo bien por que siempre he tenido problemas para diferenciar esos mese. Conocí a Willy una tarde de domingo, tomandome un refrescante jugo de tomate con almejas en el caluroso patio trasero de Andrea, una mujer maravillosa, que ahora reside en Argentina y quien en nuestros años de colegio me enseñó entre otra cosas a disfrutar de las tardes de películas y las tazas de café.

Eran alrededor de las 4 de la tarde, aburridas de lidear con ejercicios de física, de Newton y sus principios, decidimos salir a despejar nuestra mente.

– Has visto Willie Wonka and the Chocolate Factory
– No, me cael mal Jhonny Deep.
– Glorita, esa es Charlie and the chocolate Factory, la nueva
– Eh?
– Yo tengo la viejita, en la que sale Gene Wilder.
– Eh?
– Esta te va a gustar, te lo prometo

Como todas las promesas que alguna vez Andrea me hizo, esta se cumplio tal y como ella lo dijo. Abrimos nuestras willy-wonka-wilder“gorditas irresistibles” (Jugo de tomate Marinero) y nos sentamos en los muebles de junco con cojines florales. Mientras el calor se apoderaba de nuestros rizos y humedecia nuestras frentes, disfrutabamos de la adorable representacion de Gene Wilder. Un hombre dulce, generoso, sarcastico y con un sentido del humor puntiagudo. Disfruté esa hora y media como nunca. Y al final no podía con las incontenibles ganas de una barra de chocolate Wonka.

Un recuerdo maravilloso, hasta meses después que vi la reciente versión de Burtón, por la que tuve deseos de ir a buscarlo a Hollywood y darle un par de patadas, por haberle quitado la magia a esa película tan linda.

Por supuesto que los efectos de la nueva película son increhibles y debo aceptar con humildad que el rio de chocolate si parece chocolate, a diferencia de la original en la que por cuestiones de retrasos tecnologicos, el rio de chocolate parecía mas bien, un agua rala de color café, parecida a la del Acelhuate.

NO OBSTANTE, la película original es maravillosa, y estará guardada por siempr en mi corazón, adjunta con el recuerdo de esas tardes interminables de colegio, en la que el unico problema de mi vida y a la vez mi mejor distracción era eso: el colegio.

Guardo muy bien esos recuerdos, y me encantaria poder ver esa película, el día que Andrea la reprodujo en DVD, era un ejemplar original, de colección si no me equivoco, habian dos dvd’s en su interior uno con la película y otro con la película y comentarios de los actores en el 2005 pero no estoy del todo segura.

Si alguien sabe adonde puedo encontrarla digamelo, la quiero en ingles, si no es mucho pedir. Con subtitulos, por supuesto. Pagaría mucho por esa película.

Si tuviese al señor Wilder frente a mi, vería en sus ojos la dulzura de Willie Wonka, le daría un gran abrazo y por supuesto,  ¡le pediría un chocolate!.

La vida con las mangoes

Hay gente que conoce las expresiones de tu rostro, sabe cuando estas molesta o nerviosa tan solo con notar el ritmo de tu respiración, personas cuyos padres se alegran de verte, y tu familia te pregunta: ¿Por que ya no han venido a la casa?.

Hay personas que ven a tus papás en la calle y se alegran tanto como si te vieran a vos mismo,  gente que ha formado parte de tu vida, de tus habitos y tu personalidad desde el jardín de niños. para mi:… una mujer salida de un colegio católico, solo de niñas… esas personas son mis amigas.

Mangoes! ¿Por que mangoes? ¿Por ricas y aciditas? ¿Por verdes y mechudas? ¿Por buenas crujientes?…. cualquiera de las anteriores, yo diria: simplemente por tontas.

Por que aprendimos a disfrutar del ocio y todo lo ke de eso surge, por que inventamos chistes, personajes, historias, y todo tipo de locuras que nos ayudo a sobrevivir la infancia y la adolescencia y en estos dias de subitas responsabilidades y compromisos, el inicio de una maravillosa adultez, en la cual podemos llamar a nuestras amigas ir a un bar y descontrolarnos, o simplemente reunirnos en el sillón cama de mi sala, tomar ese delicioso cafesito que hace la tita, disfrutar de un Disneytón ® (incluyendo la sirenita, El rey León y NEMO!!!) y ser comodamente Nosotras….

Felices, locas, despistadas, despeinadas… apestosas he incluso borrachas, siempre hemos sido felices juntas. Hay historias, locuras y tanta vida juntas, que simplemente nos negamos a abandonar esa infancia que tanto hemos adorado.

Esas niñas… son mis MANGOES… las mujeres mas hermosas, divertidas unicas y hermosas del planeta y yo…

L A S      A M O

En Estos Dias

En estos dias…

En que el calentamiento global

Se escucha cada vez más en nuestras bocas

Y los pronósticos de todo experto

No auguran más que pocos años para la humanidad

El universo entero y sus colindantes

Conspira en nuestra contra

-Con un capricho obsesivo por tu ausencia-

Y se arma el clima de un frío

Que me hace recordar los besos secos de tu boca

Y un viento que hiere la cara

Cuando camino en su contra

Mientras me sujeto a mi misma

En un abrigo que no mitiga el frío

Tal cual la esperanza que

En estos días,

Y hoy más que nunca,

No es un alivio sino una pena

Citando los versos que una vez te entregue

El año comenzó con su hielo

Y con la amenaza de sentirme cada vez

Más hundida y humillada en tus arranques

El amor me sabe cada vez más a destrozos

Y tus manos rasgan crueles en cuanto pretendes acariciarme

Hay partes de vos que nunca olvido

Hay gestos en tu rostro que me hacen olvidar los días

En los que sentí dicha en tus brazos

Pero en estos,

En estos días el olor a licor me recuerda tu figura

Tambaleándose cadenciosamente sobre mí

Precipitado en mi cintura

En estos días

Siento un murmullo hueco en el aire

Me esta preparando para tu partida

Y el hielo en las calles no se compara

A filo de tu desprecio.

Y estos días mis amigos parecen esfumarse en

Recuerdos que no puedo controlar

En sueños rotos o ya olvidados

Y hay una cierta alineación en los planetas

Tal que suenan melodías melancólicas en mi mente

Que se aleja cada vez más

Tan en ella misma

Que ni yo misma puedo encontrarla.

He perdido todo erotismo y sazón

Y ya no surgen los movimientos

Y palabras de insurrección plena

Que hace semanas hiciste brotar en mi

Se fue con el candor y las sonrisas novelescas

Que me prodigaban rallitos de pasión

Tu mirada es un flagelo

Un trueno amenazador

Y olor de tu sudor comienza a provocar nauseas

Y hay tanto de voz

Que comienza a dolerme y a punzar

De una loca y enfermiza manera.

He perdido la pista de tus pasos

Y la promesa de tener primavera doce meses al año

Esta comenzando a convertirse en una espesa bruma

Que comienza justo en la línea de tu indiferencia

Se ha convertido en estos días

En una sentencia

A cargar por siempre el yugo de la memoria

Que con dolor cargamos hasta estos días

Y la desesperanza se acumula en forma de lágrimas

Justo al borde de mis parpados

-una fuga que no logro evitar-

Sobre todo al salir el sol

Me guardo mis besos

Y los escondo bajo llave

Por lo menos aquellos que

Persisten bajo el hechizo

De lo que algún día pensé que era amor,

Y estos días señor, estos días

Que difícil levantarme en las mañanas

Sin el sabor que dejaban en mi boca

Tus besos trasnochados.

En estos días

Sigo soñando

Que regresaras

No encontrando un buen título

Recientemente encontre en una carpeta de memorables recuerdos, el mail  de alguien muy estimado:

Sofy:

Con el tiempo he aprendido que el silencio es la mejor respuesta.

Es bastante sabio callar, dejar, partir.

Por eso este correo es breve. Podría divagar mucho sobre la inmortalidad del cangrejo, pero me parece más apropiado decir lo anterior y cerrar la boca.

El silencio es una buena respuesta. Encierra tantas incógnitas que quien lo sienta puede especular hasta el cansancio. De ahí surge aquella mágica palabra de “supongamos”.

Si no entiendes lo que digo no te preocupes. Yo mismo no me entiendo bien. Me nació expresarte mis ideas.

Cuidate mucho. Un abrazo.

Allan

La lid mas grande de mi vida:  la deliberacion interna entre hablar o callar…. despues de leer estas lineas, nunca mas subestimé la importancia del silencio, y no solo le tuve mas respeto, sino aprendí a usarlo como arma en la batalla.  Innumerables has sido las ocaciones, en las que callando dije todo, en las que me lastimaron tanto, que callando pude devolver la bofetada, ocaciones en las que al perder el habla, gané la contienda. Y como?…. ¿Cómo explikar con palabras algo que solo callando se comprende?

Allan, revolucionario por un mundo colocho y azul, valiosa y poderosa influencia a quien debo muchos de mis razgos literarios,  lo que se aprende de el, no esta en ningún libro, y sin embargo que bien sientan sus expresivas palabras.

Este correo, antitesis en su escencia, no solo me enseñó a callar, sino a expresar, expresar y expresar, sin dar tregua al cansancio, me mostró que la mejor manera de inmortalizar pensamientos: es escribirlos y la mejor manera de hacerlos significativos: es regalarlos.

Muchas cartas he escrito en las cuales ni yo misma comprendo el espeso hoyo negro por el cual viajaba mi mente, pero vale tanto la pena poder enviarlas, y mas aún, descubrir que de alguna manera quien la lee, resulta ser un exelente decodificador (cuando la situacion es favorable).

Sin mas que decir envio un saludo directo a la nada, a mi revolucionario, a mi colocho-azulado, estimado camarada  y exelente escritor, Allan Martell.

Es hora de guardar las palabras y sacar a pasear el silencio.

 

Retratos de un Matrimonio

Haremos uso de este derecho que tengo de escribir en tu blog…

Sofía… Recuerdas la primera vez que nos vimos?
Jamas olvidare tu miradita inocente y la atención con la que me escuchaste cuando te mostre todos aquellos recuerdos.

Nuestra historia está dividida en partes…
Cuando nos conocimos… cuando te llamaba tooodos los dias en la tarde… cuando me enamore de aquel personaje mitico…. cuando me escuchaste contar las mil y una historias para sanarme…. y nuestro ahora.

¿Como no quererte Fía? si has estado ahí en mi crecer diario. Si has llenado de flores mis correos…. si veo esa admiracion mutua que existe entre las dos.

Sí… han existido tiempos de fantasia… de mucho cariño…. tiempos flacos como el “olvido” que a veces hace el tiempo que invertimos en nuestros estudios… pero has estado ahi. Haciendome reir… apoyandome… dandome poesía… cariños.

Gracias Fía…

En mi corazón.. tenes un apartado tan grande….

[“Retratos de un matrimonio”… quien lo entienda… entendera mis palabras a cabalidad]

A mi el vino me gusta añejo…

 Sin duda alguna, al degustar un buen vino, no hay que pasar por alto los años que le dieron a la vid el maravilloso sabor, olor y cuerpo que tiene.

Lo mismo, pasa con los hombres, por que Dios creó primero a Adán y luego a Eva, a mi punto de vista esta es una indirecta divina…. “Niñas… busquenselos mayorcitos, y con experiencia”.

Yo personalmente, disfruto la experiencia de otros, disfruto de su sabiduría y la hago mía. Como dijo alguna vez una buena amiga… a vos te gustan los viejos!! nunca se lo pude negar, me fascinan.

No hablo de abuelos, de ninguna manera, no es una fijación paternalista, como afirman algunos psicologos, pero definitivamente, los hombres de mi edad nunca me atrajeron. Desde que mi primer novio, que tenia 18 mientras yo contaba con escasos 13, me declaró su amor: supe que comenzaba una aventura, un patrón, una tendencia que dificilmente sería distorcionado. 

Y cabe aclarar que cuando digo añejo, no solo me refiero a la edad, claro que eso determina lo que acontinuación considero lo mas importante: La Experiencia.

Un hombre que sabe, hace a su pareja saber, un hombre que conoce hace a su pareja conocer…  es maravillosamente delicioso disfrutar de un hombre así.  A mi me fascina que un hombre sepa mucho y de muchas cosas, y sobre todo,  que sepa mas que yo, que sea capaz de mostrarme mundos que no conozco, que pueda hablarme de la vida con experiencia.

Y de donde viene el saber? haber leido muchos libros? pasar el día en Wikipedia? tener maestrías y posgrados? si bien influya, para mi un hombre sabe, cuando su madurez le permite, actuar con cautela,  apoderarse de las situaciones, y por que no decirlo manipularlas.  

De eso se trata el ser complementarios, hombre y mujer, aprender mutuamente. No me intimida que un hombre sepa mas que yo, por que se que tengo mucho para dar, y sobre todo estoy consciente, de que tengo aun mucho que aprender.

He podido vivir experiencias, en las que hombres que me aventajan 4 o 5 años en la aventura de la vida, tienen mentalidad de quinceañeros, y es triste ver que a su edad, no hallan podido conmigo. Sin jactancia ni nada que se le parezca.  Tantos matices hay en el mundo que hombres de apenas 23 años actuan como señores de mundo.  OJO ser maduro no es ser sinonimo de sr aburrido, mucho menos amargado.

Me frustran las relaciones, en que dependen de mi, en las que se someten a mi, no es así como quiero vivir la vida. Yo quiero soñar en los brazos de un hombre que me haga cada vez llegar mas alto, y no contemplar constantes chiquilladas.

Aquí viene lo interesante, no todo en mi es humildad, no solo me gusta absorver como esponjita, por que dentro de todo lo que yo busco, mi busqueda es la de un reto. Un hombre que me rete a aportar algo nuevo a la mesa cada día, un hombre que represente una batalla diaria sin trincheras, que me permita descubrir que tanto puedo crecer, al intentar igualrlo, o porque no decirlo: superarlo.

Yo quiero un hombre grande y valioso.  Y no hablo de genios titulados, ya que la mente y el corazón de un ser humano son su estandarte mas valioso.

De que sirve ir por la vida coleccionando gusanos… cuando podemos dedicarnos a domar un  dinosaurio.

Érase una vez el amor…

Cualquier cosa, menos cuento
de hadas…

Dicen que el amor puede durar por siempre. Que dejará de existir la luz del sol, antes que muera el amo. He escuchado en voces anónimas, que el pasar de los años no puede separar a dos almas que se adoran.

Se por mi madre, que el amor puede durar aún despues de la fatídica unión matrimonial.  pero también que los achaques póstumos son irrevocables.  Que el amor tal vez no dura, pero es sostenido por la voluntad, siempre que esta sea firme, por el incontenible deseo de no darle gusto al mundo y sus estadísticas, y asi, no ser parte de la tasa de divorcios anuales.

Se por mi abuela que después de una vida menos dieciocho años y nueve meses, luego del primer embestivo embarazo, es posible llegar a la ancianidad amando a una persona ala que se le dificulta hablar. Y si bien su amor no sobrevivió a la fuerza de voluntad y convicción, la fatal incertidumbre de la separación, seguida por el miedo machista al que una mujer de la década de los 50 se somete, es motivo suficiente, tanto o mas efectivo que el amor en su apogeo. Se que aún después de muerto solía pronunciar su nombre al llorar, se que ella murió por que el dejo de estar cerca.


Se que el miedo al pecado puede mantener unido a un matrimonio ignorante, que no sabe, que no necesariamente la primera opción tenía que ser la correcta. Se que no hay necesidad de divorcio alguno, que atente contra las leyes del todopoderoso y los prejuicios sociales y civiles, para que dos personas que no tienen el menor sentido de amor y compromiso, convivan consigo mismas dentro de la misma casa, coman en la misma mesa, críen a los mismos hijos, y duerman en la misma cama, donde el hielo de la indiferencia crea una barrera indivisible y totalmente imposible de cruzar.


Se que no es necesario el divorcio para que dos personas se mientan mutuamente en su propia cara y estén tranquilas al respecto. Se que el miedo a la subversión de la rutina, al odio de los hijos, a la escandalización de los padres, al “te lo dije” de los familiares… es mucho mas fuerte que el deseo de ser libres y vivir en la verdad.


Se que es mas doloroso tener una segunda vida, cara y familia, a no ser admitido en el rebaño de las ovejas del buen pastor. “pero lo prefiero…. antes que el mundo sepa que no amo a mi esposa y que ella esta harta de mi. Que no hacemos el amor desde que tuvimos a mi último hijo, que me grita mientras em sirve la comida, que el televisor no funciona desde mi última borrachera y que la casa esta hipotecada por que desde las tarjetas de crédito hasta las mas recientes vacaciones, acaparan hasta el último centavo de nuestros sueldos.”


Se que si alguien me ha de amar, no necesita de papeles, de aguas benditas ni de unciones sagradas, para acompañarme por el resto de mi vida, se que si permanece a mi lado hasta el día de mi muerte, será por que habrémos descubierto el amor en nuestra unión y no por que un ridículo miedo nos ata a los prejuicios de la separación.


Oigo en las calles el murmullo de algo que todos hemos escuchado alguna vez: los matrimonios de antes solían durar más. Y he aquí mi posición:  tienen toda la razón.


Algunos sacerdotes colonizadores, engañaron con ventaja a mis padres pipiles, convenciendoles de que la unión de una pareja sin la bendición de Dios era pecado; y que, lo que Dios unió no lo puede separar el hombre.


¿Quiénes eran mis padres pipiles? Indios ignorantes suceptibles y crédulos, atemorizados por un Dios vengativo y regañón. ¿Quién era Dios? Ese que también vivía en el cielo, pero tenía mas poder que Tlalotl, el que el curita dijo que había creado las mazorcas antes, mucho antes que Ah Mun el Dios del maíz, un Dios que había poblado las aguas antes que las Diosas del mar, las hijas de Itzmná; y había creado al hombre antes que Ix Chel Diosa de la luna y Ahau Kin el Dios del sol convergieran en la humanidad de piel bronce y cobriza que ellos conocían.  


Dios era un tipo de piel blanca, como el curita, capaz de deshacer y hacer con el dedo mágico y todopoderoso que tenía, todo lo que el hombre hacía, y eso en menos de tres días.


Era entonces el miedo de los indios, lo que se heredó a los de mi raza, lo que mantuvo vigenete el sacramento entre las poblaciones desarrapadas y bien vestidas, entre los terratenientes y los cortadores.   

Y si no estuvo Dios prohibiendo a dos incompatibles almas separarse, era el padre colérico que amenazaba con lo que fuese con tal que el hijo o la hija se casae bien. Entiendase “bien”, como los medios convientes para este, o sus necesidades agrícolas y de unificación de bienes.

 

Evito creer que los matrimonios de antes tenían más paciencia, mas tolerancia, mas aceptación… y en definitiva rechazo totalmente la idea de que existiera algún indicio de amor. Creo con firmeza que la resignación uniría más a un matrimonio en la década de los 40 que el amor en si. Comprendo que el temor al pecado, el prejuicio y el abandono al machismo, unen mas que el amor.


Comprendo que una mujer es capaz de soportar a un marido borracho, violento e infiel, no por amor, sino por el temor a compadecer ante el mundo sin el abono mensual o quincenal que el sueldo del borracho aporta a la comida de sus hijos.


Mi madre aborrece mis palabras, mi pueblo me grita que estoy equivocada, y una iglesia inquisidora me acusa de hereje.  

    

No niego a Dios ni su poder, no niego que soy capaz de amar, ni mucho menos que exista una fuerza universal que mantiene al mundo un poco, o mas o menos cuerdo, a la que algunos prefieren llamar amor.


Creo en la teoría evolutiva de Darwin y sus monos, y sin embargo no reniego el ser llamada hija de Eva, dudosamente de Adán, pues reconozco mi casta pecadora, y asumo por tanto mi parte de la herencia, a la vez que la exijo y reclamo.


No niego la atracción de la que el sexo opuesto me hace víctima, no rechazo la vibración de mis músculos tensionados al momento de hacer el amor. El amor, ¡bonita palabra!, Te amo, me amas, el ama, ella ama, vosotros os amáis, nosotros nos amamos… y de repente, todo es  en una orgía.


En vez de hacer guerra, otros prefieren hacer el amor, y yo en mis cavilaciones, dudo y cuestiono la idea de la sola posibilidad de “hacer el amor”, lo cual creo, no es posible hacer o destruir, pues solamente se transforma, y prefiero la palabra coito, aunque esto reduciría mis poemas a una clase realista de psicología de la adolescencia.


¿Existe el amor?


Es definitivo, hay algo que me une a las personas, con las cuales depende de mi dejarlas y seguir mi camino; cuando es, esta mera unión la que no me permite hacerlo, esto…. Podría ser amor.

Y dudo, mas sin embargo, creo poder vivir con un hombre hasta el día de mi muerte, sin dejar de sentir el placer de nuestra unión en su mirada, a pesar de las arrugas y la osteoporosis, y si… tal vez, en algún momento de viaje, llegase a ser amor.  


O puedo conocer a un completo extraño en un bar, pasar la noche con el y estar segura de amarle con la furia de todos los volcanes de Hawai. Mientras escucho de su boca el rezo perfecto de dicho pensamiento… y resignarme a volver con mi marido, a mi casa, en mi ciudad, en mi país, en mi continente, en mi mundo. Porque de alguna forma este hombre no parece ser habitante de la tierra.


El amor, no se si exista, prefiero creer que no, de ese modo si por casualidad existiese, y llegase yo a descubrirlo… llevarme la sorpresa de mi vida.

Gloria Salomón: La hereje, la inmoral, la que cree en la unión libre, la loca, la descarriada, la mujer, la mundana, la vibrante, la viva, la hermosa, la horrible, la brillante, la humana, la terrible, la santa… la real. ¡Y en sueños!… escritora.  

Si la vida…

Si la sangre hubiese sido mas fuerte que la escopeta, el pueblo hubiese vengado el dolor acumulado en los parpados, que en forma de lagrimas, trataba de lavar los pecados obligados y las suciedades forzadas, por un régimen que no dio mas que bofetadas al abofeteado.

Si la amargura hubiese sido mas eficiente que la estrategia, se habría finiquitado la venganza deseada con mas ardor que el fuego inmolador de los cuerpos y sus victimas.


Si las bocas hubiesen hablado con la pasión con que gimieron, crucificadas en caras de gesto duro y sombrío, no se habrían visto separadas de sus cuerpos, culminando el final puntiagudo de la estaca en la cual las clavaron. Bombones tétricos que servían de entretención y juguete a los nefastos “niños”; oligarcas, militares, gobernantes y otros burgueses cafetaleros y algodoneros descarados de mi tierra, que jugaron a monopolizar el poder en su poder.


Y al ver alborotado el nido de hormigas, después de jugar con sus cabezas, no saben otra solución que exterminar a mano de insecticidas, masivamente a su pueblo. Un etnocidio… ¡Máx. Martínez! ¿Necesito decir más?


Si los pasos hubiesen corrido tan fuertes como las ganas, El Mozote sería recordado hoy, por su decadente atracción turística y alta taza de campesinado y analfabetismo, y no por su masacre de cuerpos, almas y mentes.

Si la vida fuera un poco menos injusta… por lo menos, no tanto como la doctrina inicial esclavista, que ataron a nuestra frente ignorante nuestros padres criollos, que si no fue feudalismo, fueron reformas cafetaleras.


Si fuera un poco menos injusta la vida, Anastasio Aquino habría vivido sembrando siempre sus campos, y los de su ajusticiado padre, masticando aquellos montes que dijeron algunos: le pronosticó su libertad del yugo.


Pues bien que si la vida poco o menos injusta hubiese sido, no escribirían los poetas constantes quejas y denuncias, contra la obligada ignorancia de este acribillado terruño, sino poemas de amor y desamor como en todas las normales antologías poéticas hispanoamericanas.


Gracias a Dios el cinismo y la desfachatez mental de estos gobernantes “niños”; que jugaron imitando a Dios, manipulando a un país entero a su antojo; no fue tan grande  como las verídicas desgracias a las que se vieron sometidos los de su infame pueblo, revoltosos, comunistas, ¡Anárquicos! Como no… Gracias a Dios las locuras y fiebres crónicas de esos bárbaros no asemejaron en igual escala a sus decisiones ridículas y mediocres estrategias militares.

¡Gracias a Dios! Que siempre esta supuestamente pendiente del llanto y los gritos de sus hijos y no del Bastardo que los hace gritar.

Gloria Salomón